Casamatas Waldeck. Maastricht Underground. La ciudad subterránea

Visitar el subsuelo de Maastricht, bien sea en las Casamatas Waldeck o en las cuevas del norte es un imprescindible si tenéis pensado hacer una escapada a la capital de Limburgo en los Países Bajos.

Os recomiendo hacer una visita a la ciudad porque os sorprenderá su espíritu cosmopolita, el aire juvenil y su bonita arquitectura en la que se entremezclan estilos de los Países Bajos, reminiscencias alemanas y afrancesadas debido a su cercanía con Bélgica y Alemania.

Casamatas Waldeck exterior

Las galerías en el subsuelo de Maastricht

Los Casamatas son las galerías subterráneas que nos conducen por el subsuelo de Maastricht. Lo más curioso es que estos túneles y galerías, se construyeron con una función puramente militar, aprovechando la existencia anterior de minas.

Personalmente me parecen unas construcciones muy originales para hacer una visita. Por otra parte, siempre es un plus poder dar rienda suelta a la imaginación para divagar pensando cuántas historias albergan entre sus paredes de ladrillo y abovedadas.

Aunque no os preocupéis, tampoco hay que dejarlo todo en manos de la imaginación. La única forma de visitar las casamatas waldek es mediante visita guiada. Con lo cual, conoceréis con pelos y señales todo lo que se cocía entre esas paredes húmedas, pedregosas y oscuras de los casemates.

Así, a través de la explicación podréis imaginar a los soldados colocando la pólvora bajo los edificios, soldados que eran capaces de escuchar los objetivos de los enemigos desde el subsuelo y gracias a ello contraatacar creando otras contra galerías o bien galerías adyacentes con las que protegerse, esconderse, sorprender o escapar, y anular las cargas enemigas. Un entramado laberíntico repleto de túneles, puertas secretas… Un ambiente que se divide entre misterioso, evocador y sobrecogedor.

Galerías subterráneas Maastricht

Un poco de historia de estas construcciones militares.las casamatas subterráneas de Maastricht

El uso primigenio de las casamatas era la extracción de mineral. No fue hasta los años 1575 a 1825 cuando se empiezan a hacer modificaciones para adaptarlo a una función militar. El bastión de Waldeck, se construyó entre los años l 1688-90, durante la guerra de los 80 años y el sitio de Maastricht.

Las casamatas Waldeck no se abandonaron, han recibido uso a lo largo de varios conflictos bélicos que afectaron a Maastricht. Un ejemplo de ello es que guardan entre sus paredes historias de la Segunda Guerra Mundial. Los años 1941-44 fueron tiempos convulsos en Europa y de ellos también guardan su esencia las casemates.

Durante esos años las casamatas funcionaron especialmente como refugios antiaéreos, mientras el cielo era sobrevolado por aviones bombarderos, los túneles se llenaban de la asustada población de Maastricht.

Dato curioso:
sabías que en los casemates podían refugiarse aproximadamente hasta 23 000 civiles?

Lo que llama la atención es la confianza de la población en las construcciones del subsuelo. Durante la ” Guerra Mundial seguían prefiriendo refugiarse en las oscuras y tortuosas galerías de las casamatas Waldeck de Maastricht.

Las galerias discurren a una altura de unos 4-8 m. bajo el subsuelo y probablemente debieron ser un refugio muy seguro.

No es posible visitar en su totalidad ya que se extienden varios km. Pero con la pequeña parte de lo que se puede ver ya es posible hacerse a la idea perfectamente de lo que esconde el subsuelo de Maastricht.

Instalaxción eléctrica casamatas

Visita guiada al Underground. Casamatas Waldeck

Si no hablas inglés u holandés este post te servirá para saber con lo que vas a ver durante la visita guiada y te podrás hacer una idea de dónde te encuentras a cada momento.

La visita se inicia en lo que se llama zanja seca, en el exterior, al lado de una puertecita roja que es por dónde se entra a las casamatas. la puerta data del XVIII.

Interiorcasamatas Waldeck maastricht

La zanja seca era una especie de foso que no se podía defender llenandolo de agua, la alternativa era vigilar y disparar con los mosquetes al enemigo.

Nos encontramos en un paraje en plena ciudad que se insiere en el parque se aprecian las protuberancias y los muros de piedra que conforman el fuerte y la parte más alta de las casamatas.

Ya en el interior, nos internamos una serie de habitaciones o bunkers a nivel del terreno que se caracterizan por tener agujeros para disparar mosquetones y con techos lo suficiente altos para poder cargarlos. Aquí encontraremos diversas salas de exposición con elementos relacionados con la historia de las casamatas en diferentes épocas.

Estas construcciones se conectan entre sí a través de un entramado de pasadizos subterráneos, en los que nos adentramos durante la visita.

.

Dato curioso
Muy cerca de la fortificación de la Casamatas Waldeck encontramos la estatua de un mosquetero. Se trata del famoso personaje de Alejandro Dumas: D’Artañan. La estatua se encuentra allí porque es en esta zona donde murió el mosquetero.durante el sitio del Rey Luis XIV en 1673.

Continuamos nuestra visita y pasamos por unas salas de planta redonda coronadas con una cúpula con un ojo que da al exterior. Desde este recinto salen diversos pasadizos. Hay varias estructuras similares, se trata de las denominadas salas de escucha. En ellas podían escuchar donde los enemigos colocaban las minas para así poder desactivarlas.

Los soldados entraban por el ojo de la cúpula y se repartían por los túneles en espera de ser llamados a atacar al enemigo.

Resulta fascinante apreciar como lo tenían todo controlado en el interior de las galerías de las casamatas Waldeck para sorprender y desactivar el avance enemigo.

Más adelante, nos encontramos diversas instalaciones cuya función nos irá explicando nuestro guía: por ejemplo la obra de dónde se ubican los aseos, o el entramado de la instalación eléctrica y conductos de aireación, todavía en funcionamiento. Se construyeron para ayudar a las más de 25.000 personas que buscaron refugio en el subsuelo en la 2 Guerra Mundial.

Subsuelo de maastricht aseos

Durante ese período los vecinos tenían acceso privado a las casamatas Waldeck a través de sus propias viviendas y aquellos que no tenían un acceso directo podían entrar desde las casas de sus vecinos más próximos. Más adelante estos accesos se cerraron.

También casi al final del recorrido encontramos una serie de bancos que se distribuyen en los estrechos pasadizos, estos datan de la 2 Guerra Mundial, cuando los habitantes de Maastricht se refugiaban ante posibles bombardeos, no estaban tan solo unas horas, algunos pasaron muchísimos días en el underground de esta ciudad de los Países Bajos.

Nuestra visita termina en la caponera WiLcke, aquí se ha preparado una exposición en vitrinas. El pequeño fondo se compone de materiales, fotografías, noticias de periódicos, objetos de uso cotidiano y sanitarios para botiquín que aluden a las casamatas como refugio en la Segunda Guerra Mundial. También podemos ver conservadas unas letrinas.

Exposicion. botiquin de la segunda guerra mundial

Otra parte de la exposición está dedicada a la Guerra Fría, ya que en esta época también se pensó en las casamatas para refugiarse ante posibles ataques. Asimismo, de esta época (1962-1982), se conserva una estructura y conductos de ventilación. Además se reforzaron los muros. En 1992 se desmanteló la zona preparada como refugio nuclear que, según nos contaron no hubiese tenido mucho valor en caso de emergencia nuclear. Aunque, a pesar de ello era una forma de tranquilizar a la población de Maastricht ante un posible ataque.

Lo que debes saber antes de visitar las casamatas

  • El suelo en algunos tramos es bastante irregular, es imprescindible llevar calzado cómodo.
  • El grado de humedad es elevado y la temperatura se mantiene en unos 10 grados durante todo el año. En invierno no es problema pero en verano hay que tener presente llevar alguna prenda de abrigo.
  • Durante la visita pasaréis por algunos lugares bastante oscuros, ofrecen alguna linterna pero os recomiendo llevar el móvil cargado para utilizar la linterna.
  • Se puede complementar con la visita al Fuerte Saint Pieter y las Cuevas del Norte.
  • La entrada a las Casamatas Waldeck cuesta 9 €.
  • Las entradas se pueden comprar via on line o bien en la oficina de turismo.
  • El punto de inicio de la visita guiada es la puerta roja de la que os he hablado al principio del post.
  • Tenéis que fijaros bien en los horarios ya que según la hora que escojas varía el idioma, las opciones son el inglés o el neerlandés.
  • A las casamatas Waldeck se puede llegar andando desde el Centro histórico de Maastricht. El tiempo aproximado son 10 minutos a pie.

5 Comments

Add Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.