Villa Adriana, Tivoli. Roma

Villa Adriana en Tivoli estaba en mis planes cada vez que viajábamos a Roma pero nunca encontrábamos el momento adecuado. No nos daba tiempo, con tantas cosas bonitas qué ver cerca de Roma. Se encuentra a venti pocos km. de Roma.

Fue en ocasión, de unas vacaciones en la Costa Amalfitana que, ¡por fin!, tuvimos la oportunidad de parar en Villa Adriana.Aprovechamos el camino de vuelta para coger un ferry en Civitavecchia.

Solo por el entorno merece la pena acercarse a Tivoli, que tiene preciosos parques y jardines. Pero, Villa Adriana es un recinto arqueológico absolutamente sorprendente. Te cautiva desde el momento en que entras, por la cantidad de edificios que se conservan, los bonitos jardines y las piscinas de agua.

No es de extrañar que sea declarada como Bien de la Humanidad por la UNESCO.

Vista del Canopo de Villa Adriana en Tívoli

A pesar de que su estado de conservación no es impecable, este lugar destila el lujo y esplendor de su antiguo pasado romano allí dónde mires. Todavía se puede percibir en el ambiente lo bien que vivía allí el emperador Adriano.

Si te gustan los vestigios arqueológicos, especialmente de época romana, visitar Villa Adriana en Tivoli es absolutamente imprescindible. Por mi parte, debo decir que, a pesar de que la visitamos con expectativas muy altas, las superó. Estar allí ante tanta majestuosidad me produjo una sensación totalmente maravillosa.

Si quieres visitar Villa Adriana con un buen guía y despreocupándote totalmente de cómo llegar te recomiendo esta excursión con Civitatis. No tienes más que clicar el siguiente link para contratarla:
Exursión a Tívoli.

Además, Villa Adriana va mucho más allá del espectacular Canopeo que todos tenemos en mente al evocarla. Es un yacimiento muy grande con bastantes edificios que han perdurado a lo largo del tiempo. Las termas me cautivaron absolutamente, así como la biblioteca, el teatro acuático o el templo griego…Simplemente por poner algunos ejemplos.

Si quieres conocer todos los detalles de nuestra visita y qué ver en Villa Adriana, sigue leyendo este post.

Un poco de historia de Villa Adriana. Tivoli. Roma

Según el historiador Dión Casio el famoso arquitecto Apolodoro de Damasco fue condenado a muerte por Adriano en el 133 debido a que se mofó de su proyecto para la villa Adriana. Apolodoro comparó la cúpula del Serapeum con una calabaza:

«Vete y dibuja tus calabazas. No sabes nada de estos asuntos arquitectónicos».

El emperadora Adriano se hizo construir esta villa con numerosos edificios dedicados a diversas funciones de ocio, administración o cultura. Relativamente cerca de Roma era su remanso de paz cuando deseaba alejarse de la bulliciosa Roma. De hecho, pasó los últimos años de su vida en este entorno idílico.

Posteriormente la villa siguió siendo utilizada por los emperadores que le sucedieron. Hasta que entró en declive. Fue en aquel momento cuando algunos de sus materiales y esculturas fueron expoliados para aprovecharlos para otras construcciones.

Columnas dóricas en Villa Adriana

A pesar de ello, y de tener casi 2000 años de historia en su haber, en los restos de Villa Adriana todavía se respira el lujo, la suntuosidad y el buen gusto con el que la diseñó el emperador. No en vano, Adriano ha pasado a la historia como un emperador amante de la cultura y poseedor de una gran riqueza intelectual. Durante su vida viajó mucho y fue una persona con pasión por la cultura helena.

Originariamente la Villa ocupaba unas 120 Hectáreas de terreno. Tenía todo tipo de instalaciones para vivir una vida lujosa en la época:

    Qué ver en Villa Adriana

    Actualmente se puede visitar un recinto que abarca 40 hectáreas. Lo mejor es que muchas de las construcciones tienen como protagonista el agua. Si algo caracteriza villa Adriana son sus grandes piscinas y una arquitectura que juega con los reflejos en el agua.

    La visión, es realmente espectacular y casi destila magia. El Canopo es quizá la zona más llamativa de Villa Adriana

    Dato curioso
    Algunos de los edificios de Villa Adriana en Tívoli estaban unidos entre sí por galerías subterráneas.

    Cómo he destacado la 40 Hectáreas, que están excavadas, no se visitan en un plis plas. Pero dependiendo del tiempo y del interés que tengáis en el recinto hay diferentes itinerarios.

    A la entrada os darán un folleto donde se especifican las diversas opciones de itinerario.

    Canopo

    Este recinto servía para conmemorar el viaje a Egipto del emperador. Aunque quizá este, no fue uno de sus viajes más felices. Fue en una localidad llamada Canopo (Kah Nub) dónde murió ahogado el efebo amante del emperador. No se sabe muy bien si fue un accidente o Antinoo se cansó de vivir. El hecho ha pasado a la historia como un absoluto misterio.

    Lo que si parece ser cierto es que elemperador Adriano quedó sumido en un profundo malestar.

    El Canopo evoca a Egipto, y los recuerdos de Adriano sobre este país, de ahí diversas esculturas con reminiscencias al Delta del Nilo. Alrededor de la piscina se conservan esculturas de cocodrilos. Aunque, en el Canopo, además de las referencias a Egipto, también encontramos estatuas griegas (fruto de la pasión del emperador Adriano por el arte heleno). Las esculturas se erigen bordeando el agua, algunas enmarcadas entre columnas y arcos. Forman un bonito reflejo en el agua.

    Piscina Villa emperador Adriano Tivoli. Roma

    Esta parte de Villa Adriana es de las más bonitas y se puede percibir de forma clara cómo debió ser la construcción original.

    Al fondo del Canopo tenemos una construcción coronada por una cúpula (la calabaza de la que hablaba apolodoro) Se Trata del Serapeo, en honor al dios Egipcio Serapis.

    Las termas

    Las termas de Villa Adriana no son precisamente pequeñas, aun conservan parte de la extructura incluyendo algunos arcos y bovédas y columnas.

    También cuenta con unas termas más pequeñas destinadas al uso de la familia imperial. Estaban decoradas con frescos y revestidas de marmol.

    Termas arqueología Roma

    Teatro marítimo

    El recinto no es excesivamente grande pero si es superbonito, con un lago artificial al centro entre el que se elevan columnas , estaba dedicado a la realización de espectáculos acuáticos.

    Teatro marítimo en los alrededores de Roma

    PLaza de Oro

    Esta plaza se encontraba específicamente reservada al emperador y sus huéspedes. Era una zona destinada exclusivamente al ocio.

    El nombre de plaza de Oro es actual y se debe a la riqueza de los materiales encontrados durante las excavaciones: esculturas, revestimientos de calidad, marmoles de colores. A día de hoy se puede observar la planta y los restos de algunos edificios que la rodeaban. Asi como, algunos de los suelos originales, conformados por mármol de diferentes colores. También contaba con retratos de mármol de la familia imperial.

    Se estructura entorno a una plaza con un estanque, abastecido pòr un ninfeo.

    La verdad es que en un solo post me alargaría demasiado para describir todos los edificios que merecen la pena en Villa Adriana. Por ello, os he hablado someramente de lo que más me llamó la atención.

    Pero también tenemos edificios como la Torre del pretorio albergaba a la guardia pretoriana, el edificio de dos plantas se mantiene en pie. Cuenta con diferentes ambientes según si las estancias estaban destinadas a residencia o a tareas administrativas.

    Otro gran edificio es el vestíbulo, que probablemente daba acceso a la villa. También está la Aegyptiaca que parece ser el último de los edificios que hizo construir Adriano. O el templo griego, dedicado a Venus, que mantiene sus columnas y unas vistas preciosas…

    Templo romano dedicado a Venus

    Museo

    Lo que quiero destacar del museo es una pequeña maqueta que nos permite hacernos una idea de lo espectacular del complejo minumental cuando estaba en pleno esplendor. De nuevo encontramos reminiscencias sobre Egipto: esculturas, imágenes, palmeras….

    Si os fijáis bien podréis observar que en algunas zonas se han aprovechado los desniveles del terreno para construir.

    Dónde comer cerca de Villa Adriana en Tívoli

    Un poco por casualidad fuimos a parar un restaurante que se encontraba a unos minutos en coche de la villa y quedamos encantadisimos. La comida muy rica, recetas de estilo romano, comimos pasta, alcachofas a la romana, ensaladas, un antipasto a base de verduras en tempura y parmesano rebozado. Todo muy casero, fresco y rico.

    El restaurante estaba lleno y servían rápido, aunque a nosotros en concreto, no se que les pasó, tardamos un poco más.

    Fuimos un martes y estaba lleno, comimos en una terraza interior. Llevábamos a nuestro perro. El precio normal ni muy caro ni barato. Abren de 12’30 a 3 de la tarde. Ya sabéis en Italia se suele comer temprano. Os lo recomiendo si estáis por allí.

    Restaurante trattoria datotarello en Tívoli

    Villa Adriana es una visita imprescindible si estáis pasando unos días en Roma o sus alrededores. Estoy segura que te os dejará completamente maravillados. Además, en primavera los jardines están preciosos y los árboles en flor nos proporcionan un espéctaculo simplemente maravilloso. Hay muchas formas de llegar hasta allí y en Tívoli buenas trattorias con las que deleitarse con la gastronomía más típica de Roma.

    Lo que debes saber antes de visitar lo que fue la residencia del emperador Adriano

    • Si llegáis en coche Villa Adriana tiene una amplia zona de aparcamiento.
    • También cuenta con servicios.
    • A lo largo del recorrido encontramos algunas fuentes de agua potable.
    • A pesar del entorno natural no hay muchos árboles, por lo que si vais en verano es importante llevar protección solar. Asimismo hay que llevar calzado comodo.
    • Respecto a las entradas, el precio varía en función de la edad. Los menores de 18 no pagan. Los adultos son 12 €.
    • Al entrar te dan un plano con los diversos itinerarios y los punto de interés. La explicación la tenéis que ver en los paneles delante de cada edificio. Está en italiano e inglés.
    • Permanece abierta desde las 9 de la mañana a las 6 o 7’30 de la tarde, dependiendo de la época del año.
    • Los lunes está cerrado.

    Cómo llegar a Villa Adriana

    En coche:

    • Es la opción más rápida y cómoda, con un trayecto de unos 40 minutos por la autopista A24. Hay peajes en la autopista, así que tenlo en cuenta al calcular el costo del viaje.

    En tren:

    • Hay trenes directos desde la estación de Roma Termini hasta la estación de Tivoli. El viaje dura unos 45 minutos.
    • Desde la estación de Tivoli, puedes tomar un autobús o un taxi hasta la Villa Adriana. El autobús tarda unos 10 minutos y el taxi unos 5 minutos.
    • Los trenes a Tivoli son operados por Trenitalia y salen con frecuencia. Puedes comprar los billetes en la estación o en línea.

    En autobús:

    • Hay autobuses regulares desde la estación de autobuses Ponte Mammolo de Roma hasta Tivoli. El viaje dura aproximadamente 1 hora y 15 minutos.
    • Desde la estación de autobuses de Tivoli, puedes tomar un autobús o un taxi hasta la Villa Adriana. El autobús tarda unos 10 minutos y el taxi unos 5 minutos.
    • Los autobuses a Tivoli son operados por Cotral y salen con frecuencia. Puedes comprar los billetes en la estación o en el autobús.

    En tour organizado:

    • Hay muchos tours organizados disponibles que salen de Roma y visitan la Villa Adriana. Estos tours suelen incluir transporte de ida y vuelta, entrada a la Villa Adriana y un guía.
    • Los tours organizados son una buena opción si quieres que te cuenten la historia de la Villa Adriana y no quieres preocuparte por el transporte.
    • En el principio del post tienes un link a Civitatis que realiza excursiones muy buenas hasta allí y es el Touroperador que os recomiendo.

2 Comments

Add Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.